Entrevistas

“En Tierra Feliz” – Españoles viviendo OK en UK

Lucía, Clara y Cintia. Tres chicas que emigraron y nos han contado su experiencia.

Lucía, Clara y Cintia. Tres chicas que emigraron y nos han contado su experiencia.

Nadie dijo que buscarse la vida en el extranjero fuera fácil, pero tampoco que tuviera que ser un drama. El documental “En tierra extraña” de Icíar Bollaín, deja un amargo sabor de boca al espectador. La pieza, que puede visualizarse en Filmin (www.filmin.es), nos muestra distintos casos de españoles que, viendo la falta de trabajo en España, deciden irse a vivir y trabajar a Edimburgo. Tras meses, e incluso años, de estancia en la nueva ciudad, la mayoría trabaja de algo que no ha estudiado y muestra su frustración cuando habla de ello.

La falta de optimismo en el citado reportaje nos ha llevado a escribir este artículo. En bristolenos.com nos hemos preguntado si existen historias felices; españoles que han salido de casa y han descubierto una nueva y maravillosa vida en Reino Unido. Recogemos en este artículo los testimonios que nos habéis hecho llegar y en los que se mezclan distintas emociones: comienzos duros, dificultades para encontrar trabajo de “lo nuestro”, falta de fluidez en el inglés… pero un mismo resultado: sois felices aquí. Algunos echáis de menos vuestra tierra, pero os habéis adaptado a vivir aquí e incluso habéis formado una familia. Os invitamos a conocer diez historias con final feliz.

Desde aquí queremos agradecer a todas las personas que nos han enviado sus historias ;).

Tania Franco, de Sevilla. Vive en Edimburgo

“Dejé Coria del Río (Sevilla) el 2 de octubre de 2013 con rumbo al Lago de Como, un pueblo precioso a una hora en tren al norte de Milán para trabajar allí como au-pair para una familia italiana. Decidí salir de España porque desde pequeña he soñado con vivir las grandes aventuras que veía en las películas, aprender idiomas y trabajar en el extranjero pudiendo viajar por todo el mundo. Por aquel entonces yo era una estudiante de Turismo que no se podía financiar la carrera, así que me planteé cuáles eran las mejores opciones para mi futuro. ¿Y qué mejor opción que irse al extranjero y aprender un idioma?

Tras seis meses viviendo en Italia decidí poner rumbo a Reino Unido, concretamente a Edimburgo, ya que tenía amigos españoles que estaban trabajando aquí. Al poco tiempo de estar aquí, encontré trabajo como au pair para una familia maravillosa cuidando de la niña más encantadora del mundo. Una vez acabado ese periodo, encontré trabajo como Manager en un Bed and Breakfast. Había encontrado trabajo de lo mío. No obstante, desgraciadamente, los dueños decidieron vender el B&B para pasar más tiempo en Ibiza.

Llegué a estas maravillosas tierras el 3 de marzo de este año y no hay ni un solo día que no me sienta la persona más feliz del mundo. Esta gran decisión que tomé me ha permitido conocer grandes amistades de otros países, vivir experiencias inolvidables y viajar, que es mi gran pasión, por toda Europa.

Aún estando ahora buscando trabajo, sé que puedo encontrar trabajo en mi ámbito de estudio, ya que se me ha dado la oportunidad anteriormente. En todo caso, aunque tuviera que trabajar en otro campo (en una tienda, en el departamento de limpieza..), no me importaría en absoluto, ya que sigo mentalizada con ese pensamiento del día que dejé España: vivir el mejor momento de mi vida, viajando, aprendiendo, conociendo y sobre todo, creciendo, tanto personal como profesionalmente”.

Alberto Alabau, 21 años. Trabajando en la hostelería en Londres

“He terminado viviendo en Londres y considero mi experiencia algo positiva. Vivir fuera de tu país y dejarlo todo atrás es duro, pero no todo es malo. Yo nunca me había planteado salir fuera de mi país para residir, a pesar de que siempre fui algo mejor que mis compañeros en inglés. Hace nueve años conocí a una chica italiana por Internet, y desde que empezó nuestra relación la idea de salir de España se fue haciendo más fuerte.

Como por aquellos inicios ni ella ni yo teníamos la mayoría de edad, lo único que podíamos hacer era terminar nuestros estudios con éxito y tratar de vernos con la mayor frecuencia posible, que a la larga se tradujo en vernos tres días cada tres meses. Ella alcanzó la mayoría de edad antes que yo porque es un año mayor y trató de ir a España a trabajar. Queríamos que lo de tener que esperar para poder vernos terminase definitivamente.

El resultado lo calificaría de penoso, porque aunque ella hizo más de un trabajo en España, desde au pair hasta trabajar en algún restaurante, los españoles de los que ella dependía para residir o para trabajar terminaban intentando tomar ventaja de su situación para que trabajase más de lo que se había acordado en algún momento o para que cobrase menos. Al final, no vio rentable seguir en España y se fue a Londres, aprovechando que su hermano tenía un amigo allí que podía facilitarle un trabajo en un fast food. La frase del documental “Trabajando en la limpieza ganaba más que de ingeniera química en España” es absolutamente cierta. Trabajando como camarero o limpiando en hoteles ganas normalmente algo más de 1.300 euros al mes.

Yo terminé hace poco el Grado Superior en Gestión de Alojamientos Turísticos, realicé un Erasmus en Roma y aprobé el proyecto sacándome así el diploma satisfactoriamente. Empecé a buscar para trabajar en la recepción de un hotel en España, pero siempre había complicaciones y contradicciones, como decir que no es necesaria mucha experiencia y después de comprobar el anuncio observar que te piden mínimo tres años. Ése es uno de los problemas más graves en España: que para empezar a trabajar a todos los estudiantes nos piden una acumulación de tiempo trabajado que por otra parte nos es imposible adquirir porque no podemos empezar ningún trabajo sin tener años de experiencia ya adquirida.

No tardé en decidir emigrar a Londres con mi novia, porque me decía que no me lo pensase y que me dejase de líos, que allí había mucho trabajo y, después de tomar la decisión de dejarlo todo e irme con ella, vi que tenía razón. Acabé trabajando en un KFC donde lo único que se me pidió fue tener disponibilidad y una cuenta bancaria. En ningún momento se mencionó la experiencia. Afortunadamente, en mi Erasmus en Roma, además de recepción, trabajé en la sala de desayunos del hotel y esa experiencia es lo que me ha dado una buena base para saber cómo limpiar, hacerlo bien y rápido, y están muy contentos conmigo porque no suelo cometer errores.

Ahora tanto mi novia como yo vivimos en Londres, trabajando mucho pero felices, que es lo importante. Parece un poco de película, porque te ves a ti mismo con 21 años, recorriendo las calles de Londres hablando un idioma que no es el tuyo, completamente por tu cuenta, y cuando piensas en tus compañeros o en tu familia es como algo muy lejano. Te los imaginas haciendo las mismas cosas de siempre, y al fin y al cabo así es, porque de mi clase prácticamente todos mis compañeros ahora están metidos en otros 2 o 4 años de estudio sin saber qué pasará cuando terminen, mientras que yo cada vez veo más estable mi situación aquí.

¿Volvería a España? Desde luego. Si hubiera trabajo y la situación social y política tuvieran alguna justicia o algún sentido, no me lo pensaría dos veces. Quién sabe lo que deparará el futuro. No pierdo nunca la esperanza de que todo mejore allí y pueda volver para estar con los míos, a los que ahora veo en contadas ocasiones a través de Skype”.

Fabiola Moreno, 25 años, Málaga. Residiendo en Bracknell. Es técnico de laboratorio

“Creo que doy el perfil de española feliz en UK, aunque tengo que decir que echo de menos mi tierra. Soy una malagueña de casi 26 años. Vine hace dos años a UK, más concretamente a Worcester, a empezar a trabajar como au-pair en casa de una familia encantadora. En principio fue para unos meses, pero al final se convirtió en año y medio. De ahí saqué muchas experiencias positivas, visité muchos lugares y conocí a gente maravillosa que sé que voy a conservar toda la vida. Cuando ya vi que mi etapa como au pair se acababa -siendo Técnico de Laboratorio y Nutricionista, sentía impotencia al pensar que todo mi esfuerzo no se veía recompensado-, decidí empaquetar y volver a casa, ya que había mandado bastantes CV sin éxito.
Llevando tres días en España, recibí una llamada para trabajar en una empresa multinacional relacionada con la ciencia, y aunque el trabajo que desempeñaría no iba a ser 100% lo que quería, decidí volverme, esta vez a Bracknell, un pequeño pueblo entre Reading y Londres.
Estuve trabajando cuatro semanas. Desafortunadamente, tuve un accidente con mi bicicleta de camino al trabajo, así que “me invitaron a irme” porque mi empresa no pagaba “sickness“.
Volví a Málaga en un vuelo de última hora y estuve allí tres semanas. Cuando estaba recuperándome tranquilamente en la playa, recibí una llamada de mi manager preguntándome si me había recuperado, porque me necesitaban otra vez. Así que sin pensarlo dos veces cogí otro vuelo de última hora de vuelta a UK para trabajar de lo mismo. Semanas más tarde me enteré que había una oferta dentro de mi misma empresa para trabajar como Double Haploid Technician en un laboratorio. Así que me preparé la entrevista y conseguí el puesto de trabajo para dos años con altas posibilidades de pasar a contrato fijo. Ahora gano considerablemente más que al principio.
Estoy feliz, soy independiente y empiezo a saber el valor de las cosas.
Soy de las personas que piensan que todo pasa por algo y que si tienes un sueño hay que pelear por conseguirlo, ya que la vida es como tú la afrontas, y cuanto más te mueves más recompensa vas a encontrar. Ya no me siento de ningún sitio. Cuando estoy en Málaga echo de menos UK. Y cuando estoy en UK me muero por ir a Málaga, pero sé que soy una afortunada y que tengo lo mejor de los dos mundos en estos momentos.
Quizás lo que peor lleve es tener pocos amigos aquí, aunque tengo que decir que mis compañeros de trabajo son un encanto. Todos son más o menos de la misma edad, entre 25 y 35, y nos llevamos genial. Pero para mí eso no es un problema, ya que soy una persona social que a la vez sabe disfrutar de estar sola”.

Manuel Revuelto. Trabajando de ingeniero en Cranfield

“Mi historia es la de un Erasmus que encontró trabajo; uno de los codiciados Graduate Scheme. Estoy trabajando en Cranfield como ingeniero (Body Design) en Nissan para el centro técnico de Europa. Estoy contento en lo profesional, aunque quizá no lleno en lo personal”.

Amara González. Enfermera

“Soy enfermera y llevo dos años en UK. Tuve la suerte de que, al ser una profesión muy demandada aquí, vinieron a por mí. Me trajeron, me pagaron alojamiento durante dos meses y la gente fue muy amable en todo. El trabajo al que vine fue una mierda, pero me sirvió para acostumbrarme al inglés y a cómo funcionan las cosas aquí, que es muy diferente a lo que la enfermería está acostumbrada en España. Luego cambié de trabajo y ahora estoy muy contenta. Nunca he estado más feliz y creo que es la mejor decisión que he podido tomar. Puede que empieces a trabajar de lo que sea mientras consigues algo “de lo tuyo” o bien que tengas la suerte de venir directamente con un trabajo razonablemente bueno. Recomiendo a todo el mundo salir de casa. Yo incluso estoy pensando en tomar de nuevo la decisión y empezar en otro sitio. Parece que sólo se muestra la cara triste, pero somos muchos los que lo vemos de otra manera”.

Lucía Gómez, 42 años, La Coruña. Viviendo en Bournemouth como auxiliar de clínica

“Mi historia en UK empezó en abril del 2002, cuando, cansada de la vida que llevaba en mi ciudad natal, La Coruña, decidí emprender la aventura de mi vida. Mi situación en España no me hacía feliz. El trabajo de limpieza no me daba para vivir, las amistades peligrosas me conducían al mundo de la cerveza y los porros y mi familia estaba desestructurada . Sentía la necesidad de un cambio porque sabía que podía dar un giro a mi vida y cambiar la oscuridad por la luz.

En el 2002 llegué a Salcombe (Devon), un lugar desconocido y muy bonito. Mi inglés era por aquel entonces de EGB. Trabajaba y vivía en un hotel. Mi trabajo de housekeeping me mantenía ocupada por la mañana y las tardes las dedicada a explorar el pueblo, a hablar con la gente, ir a la biblioteca… Tenía 29 años, y aunque era de carácter introvertido, poco a poco fui cambiando y fui más extrovertida y más social, porque cuando una está sola aprecia mucho más la compañía y el cariño, aún viniendo éste de extraños.

El primer mes pasó rápido. Alguien que trabajaba en la recepción del hotel se apropió de mi tarjeta de crédito y mi número PIN pensando que, como no hablaba inglés, nadie se iba a enterar. Puse una denuncia en la policía y estuvieron investigando e interrogando a gente en el hotel hasta que dieron con la persona que lo había hecho. Cuando volví de comisaria, me encerré en mi habitación a llorar y a pensar por qué a mí, por qué existía ese tipo de gente. Entendí que no hay que fiarse de todo el mundo, porque estando en un país extranjero sin dominar el idioma, uno se vuelve mas vulnerable.

A punto estuve de tirar la toalla, pero pensando qué podía hacer se me ocurrió pedir el traslado a otra ciudad y trabajar para la misma compañía. Quería un sitio más grande donde pudiera ir a una escuela y aprender y estar más en contacto con gente de otros países. A los tres meses me concedieron el traslado y me vine a vivir a Bournemouth. Me encantó el hecho de vivir al lado de la playa, un sitio turístico lleno de vida. Seguí trabajando en el hotel por las mañanas y por las tardes en un restaurante español de pinche de cocina. Mi situación económica iba mejorando con el tiempo y mi vida social también. Empecé a hacer amistades, sobre todo españoles, pero eso a mí no me preocupaba como le preocupa a la gente que te dice: “No te mezcles con españoles, que no aprenderás ingles”. Yo no tenía prisa, y lo primordial para mí era encontrar una estabilidad emocional. Lo demás vendría rodado.

Después de seis meses viviendo en un hotel, en una habitación fría y pequeña y sin cocina, busque un pisos para compartir y dejé el hotel. Vivía en el centro, y empecé a trabajar en un restaurante a jornada completa. Mi vida se resumía en trabajar, viajar y socializar. Eran momentos felices que disfruté al máximo.

En el 2005 decidí volver a España y probar suerte en una ciudad muy turística. No habia dejado Bournemouth porque echaba de menos España, sino porque se habían dado una serie de circunstancias que habían hecho cambiar la dirección de mi vida. Pasé dos años en España trabajando y viviendo, pero volví a caer en la ruina del desempleo y decidí volver a Bournemouth. Encontré trabajo a la semana de llegar y alojamiento, un precioso estudio. Trabajaba, viajaba y vivía, hasta que el 2007 me quedé embarazada de mi hijo, que ahora tiene seis años. Yo tenia entonces 35, así que fue una decisión bien tomada por mi parte y de la que nunca me arrepentiré. Estaba en la mejor edad, en el mejor país y, aunque sola, era el mejor momento de asentar y empezar una nueva vida: la de madre soltera en un país extranjero.

Tengo que decir que me dio miedo al principio, pero con mi fortaleza y el cariño de los que me rodeaban en ese momento todo me pareció muy fácil. Tuve que dejar el estudio en el que vivía, ya que el casero no admitía a niños en la casa, así que dos semanas antes de dar a luz me mudé a un apartamento de dos habitaciones. Cobraba la baja por maternidad, así que económicamente no tenia problema. Esto en España sería impensable. Una madre soltera haciendo frente a los gastos de la casa, la comida…

He vivido y vivo aquí cómodamente. Cuando mi hijo cumplió cuatro años, me ofrecieron una vivienda social. Ahora vivo en un apartamento en el centro, en la zona en la que siempre había vivido desde que llegué, al lado de la playa. Tengo una renta barata que me permite vivir cómodamente, trabajo media jornada en una residencia de ancianos y sigo con ganas de prosperar. Me encantaría trabajar en la farmacia del hospital. Cuando mi hijo era un bebé, hice un curso en el College de Bournemouth y ahora tengo un certificado que me permitiría trabajar en una farmacia. Esto en España sería impensable.
Aquí soy feliz, porque económicamente puedo llevar una vida en la que no me falte de nada ni a mí ni a mi hijo y puedo seguir viajando. Lo único que echo de menos es la vida social y la alegría que tenemos en España”.

Ana Jesús González, de Granada. Es veterinaria en Swansea

“Soy veterinaria de profesión y granadina de nacimiento. Me vine a Gales en julio de 2012 y la verdad es que me ha ido genial desde entonces. Al poco de llegar a este maravilloso y verde país, conocí al que ahora es mi marido (galés de nacimiento) y vivimos en Gales del sur, muy cerca de Cardiff. Respecto al trabajo, tuve la suerte de venir a Gales con una oferta como Oficial Veterinaria en mataderos (duro trabajo madrugando mucho y trabajando más aún).

Después de un año y medio y tras mucho esfuerzo y dedicación, además de gran entusiasmo, he logrado meter cabeza en clínicas veterinarias y ahora mismo estoy genial trabajando en una clínica de pequeños animales en Swansea. Así que no me arrepiento para nada de la decisión que tomé, y por ahora no tengo previsión de volver a España, aunque no por eso dejo de ir cada vez que puedo a mi maravillosa tierra para visitar a mi familia”.

Clara Rodríguez, 22 años, de Oviedo. Auxiliar de conversación en Dorchester

“Éste es mi segundo año en Reino Unido, pero siempre quise vivir aquí. Desde pequeña soñaba con vivir en Londres. Menudo cliché, ¿verdad? El año pasado me animé y decidí hacer mi Erasmus en Southampton, y me atrevo a decir que es la mejor decisión que he tomado en mi vida. A pesar de que estuve deprimida por algún tiempo debido al enorme choque cultural que supongo todo español experimenta al adentrarse en las peculiaridades del mundo británico, nunca quise volver a España -tampoco es que haya mucho que escoger-, y no me arrepiento de haber seguido.

Aún me asusta pensar todo lo que viví el año pasado: estuve en una banda de rock con ingleses, trabajé en un instituto inglés, tuve un breve y turbulento amorío con un británico, participé en un musical, recorrí medio Reino Unido y todo esto mientras hacía mi trabajo de fin de grado. Además, lo obvio: ¡mejoré mi inglés! Como no quería irme de aquí, me empeñé en buscar trabajo. Aunque me hubiera valido cualquier cosa, me aceptaron para una beca del British Council. ¡Increíble! Ahora soy auxiliar de conversación en un instituto inglés en Dorchester, Dorset, y estoy encantada. Espero hacer un máster en Reino Unido algún día.

Cintia, 23 años, de Córdoba. Trabajando de enfermera en Londres

“Justo en el primer aniversario de mi llegada a UK, no podría decir que estoy más feliz. Soy una enfermera graduada en 2013 que decidió dar el salto a UK para trabajar, dado que las expectativas en España estaban muy negras. Mi primer trabajo en un hospital fue duro. Las condiciones eran muy malas, los horarios de trabajo eran abusivos (estuve tres meses trabajando de noche e intercalando uno o dos días en medio). Tenía el sueño y la dieta muy jodidos. Así que al final decidí cambiar, intentar encontrar algo mejor. Siempre me había apasionado la enfermería pediátrica, así que empecé a aplicar aquí a ver si tenía suerte. Me dijeron ‘no’ muchas veces y estaba a punto de dejarlo cuando por fin me llamaron para una entrevista en un hospital pediátrico bastante bueno.

La verdad es que clavé mi entrevista. No tenía experiencia laboral, pero sí durante la carrera. Les dije que el sueño de mi vida era conseguir la especialidad en pediatría y que lo seguiría intentando hasta lograrlo. Os juro que no se me olvida cuando me llamaron por teléfono. Estaba justo visitando a mis padres en España y me dijeron que me ofrecían un puesto de trabajo y que me ayudarían a ser especialista.

Ahora estoy muy feliz. Conocí a mi chico (español) aquí, tengo ahora un trabajo que adoro y en el que me motivan a estudiar y seguir mejorando dentro de mi profesión y unos compañeros de trabajo que están ahí siempre para ayudar.

Con mi experiencia quiero que la gente sepa que siempre hay posibilidades en UK. Que el que la sigue la consigue, y que yo estuve a punto de rendirme después de intentarlo sin éxito y al final lo conseguí por seguir tirando hacia delante”.

Tamara González, 26 años, de Madrid. Enfermera en Camberley.

“Actualmente trabajo como enfermera de cateterismo cardíaco en el NHS También estoy empezando a trabajar ocasionalmente como enfermera de vuelo en una empresa que realiza repatriaciones médicas, y soy “instructora civil” colaborando con las CCF (Combined Cadet Forces) en los campamentos enseñando primeros auxilios y ejerciendo de medic cover en los ejercicios.

Llevo dos años en UK. Como enfermera tuve la suerte de que mi profesión es muy demandada en Reino Unido. Vine con una empresa a una nursing home de enfermos con daño cerebral, enfermedades degenerativas, ancianos y cuidados paliativos. El trabajo, sin duda, no era de lo mejor ni tenía relación con lo que había hecho en España, que eran urgencias y prehospitalaria, pero tanto las condiciones (contrato indefinido desde el primer momento) como el salario eran buenos, y era un primer paso para establecerme sin tener que tirar de ahorros y a la vez acostumbrarme al idioma y a la forma de trabajar en este país, que es muy diferente a lo que los enfermeros estamos acostumbrados en España.

Una vez pasó el tiempo suficiente como para sentirme segura con el idioma y estar más que cansada de un trabajo que no me gustaba, decidí dar el paso de buscar empleo en un hospital, en un área más clínica y a ser posible más relacionado con mi experiencia anterior, y acabé trabajando en cateterismo cardíaco, donde estoy muy contenta. El trabajo me encanta y los compañeros son geniales.

Desde que llegué a UK, sólo puedo decir que la experiencia ha sido más que positiva, y que es sin duda la mejor decisión que he tomado en mi vida. Los compañeros de trabajo y los jefes que he tenido se han preocupado por mí y me han ayudado y facilitado las cosas todo lo que han podido cuando estaba en su mano hacerlo.

Siempre hay momentos mejores y peores, pero me quedo con todo lo bueno. Sólo se habla de lo malo, de que nos tenemos que ir, que no hay futuro en España, de toda la vida que dejamos atrás, familia y amigos; pero debería hablarse también de lo que nos aporta una experiencia como ésta. Creces como persona, te descubres a ti mismo y aprendes muchas cosas que de otra forma nunca habrías descubierto.

Sobre todo, aprendes que eres capaz de hacer mucho más de lo que te creías capaz. Si eres capaz de irte a otro país, abandonar todo lo que conocías y tu entorno seguro, empezar de cero, analizar críticamente la situación y ver cómo todo te ha salido bien y todo lo que has conseguido, ¿qué no vas a ser capaz de alcanzar después de algo así?

Por todo esto, sin duda, es una experiencia que recomiendo a todo el mundo. Y que, yo misma, no descarto realizar de nuevo. Una vez has salido de tu zona de confort y has sobrevivido, el mundo es un lugar demasiado grande como para quedarse en un solo lugar por mucho tiempo. Espero que esto sirva para mostrar la otra cara de la moneda y para animar a mucha gente a dar el paso de salir de España”.

Maria Querol, 23 años de Teruel. Asistente de conversación en español en Liverpool.

“Mi historia es breve, pero bonita. Estudié filología inglesa en la Universidad de Zaragoza. Me encanta viajar y ver sitios nuevos, asÍ que cuando llegó el momento de elegir mi destino de Erasmus no podía estar mas emocionada. La verdad es que no pensé mucho el lugar de destino; me dejé guiar un poco por la intuición y acabé escogiendo Edge Hill University, una universidad situada en un pueblecito llamado Ormskirk, en el condado de Lancashire. Está a media hora en tren de Liverpool, un lugar al que íbamos con frecuencia (de compras, de fiesta, con los amigos o simplemente a pasar el día).

La universidad era más bien pequeña, y había pocos estudiantes Erasmus e internacionales, en general. Eso facilitó que nos relacionáramos con otros estudiantes ingleses. El buen clima de la universidad (vivíamos en el Campus), la amabilidad de la gente, que me sirvió para desmontar el estereotipo del inglés serio y borde, la calidez de Ormskirk y la energía positiva que me transmite Liverpool, junto con la experiencia que viví, en general,  me hizo enamorarme de este lugar.

Una vez acabado mi Erasmus, me tuve que volver a España a acabar el quinto curso de mi carrera. Aunque me encanta Zaragoza y tengo a mis amigos y a mi familia cerca, sentía que un trozo de mí se había quedado en tierras inglesas, o como ellos llaman scouse, así que con un poco de ayuda, muchas ganas y esfuerzo encontré trabajo como auxiliar de conversación en español. Y aquí estoy, viviendo en Liverpool y trabajando en dos institutos a la vez que estudio un máster”.

¿Y vosotros? ¿Cuál es vuestra historia?

Artículo escrito por Bárbara Padilla

facebook españoles en UKtwitter bristolenos

Anuncios

20 replies »

  1. Yo he tenido muchísima suerte y tuve más oportunidades de trabajar de Veterinaria en UK que en España!

    En España me ofrecían un trabajo en un pueblo de Valencia (soy de Ibiza) por 850€/mes + guardias no presenciales (de lo que podía llevarme 60% de lo que cobrase cada noche). La otra opción era emigrar a Liverpool, 25000£/mes y me pagaban el piso (una casa con jardín),gas,electricidad,agua,coche y gasolina… por supuesto, no me lo pensé dos veces y me fui!!

    Ya llevo 1 año y medio en Liverpool y he cambiado la empresa por otra con mejores condiciones!!! No puedo quejarme de nada de lo que me ha ofrecido este país, además la gente y Liverpool es genial!!!!!

    Me gusta

  2. ningun espanol tiene cojones para parar este gobierno ladron que estan arruinando el pais,y dejando a millones de personas en la calle y sin comida,,,tajo de sinvergunzas,,les deseo lo peorrr,,,que se mueran todosssss,,,

    Me gusta

  3. tienes mucha razon fatima en espana somos muy racistas aunque no lo quieran decir ,,pero es la verdad,y atrsados mental mente,en todos los aspectos de la vidad,,y todos los politicos y empresarios un tajo de sacapieles y vidas de los trabajadores,,y ladrones,,,esa es la verdad,,

    Me gusta

  4. mi nombre es Fatima , naci en España pero mis padres son de origen africano, llegamos a vivir Uk dos años atrás , la vida aquí nos a sonreído mas que en España cosa que siempre la mayoría de los españoles decían que los inmigrantes iban a robarles el trabajo o lo que fuera , ara vemos estamos todos a tierra de nadie nos toco irnos a muchos del país , pero bueno esto es que uno nuca save qual va a ser su paradero.
    Travajo como asistente personal los findes de semana y estoy estudiando un curso de acceso a la universidad, mi vida y la de mis hermanos a mejorado en este país la gente es de mente abierta y ejemplar.
    Echo de menos a mis amigos y primos que se me quedaron allí aah y que no se me olvide el buen tiempo también.

    Me gusta

  5. Hola, me gustaría hacer una pregunta a Lucía. Me ha sorprendido bastante el comentario: “Cobraba la baja por maternidad, así que económicamente no tenia problema. Esto en España sería impensable”. Desconozco cuanto se cobra en Uk por baja maternal pero en España se cobran 4 meses. Simplemente quería aclarar este punto, que da la sensación que en España se lo pagan las madres de su bolsillo y que yo sepa eso no es así.

    Me gusta

    • Mi trabajo aquí en Uk me ofrecen 6 meses con amplitud hasta 10 meses con 70% del sueldo. Supongo que en España sería impensable, si firmas contratos eventuales, en mi caso yo estaba firmando de mes en mes, así que posibilidad de quedarte embarazada tenía pocas. Pero vamos tampoco es una tragedia vivir en España, solo que hay sitios mejores y peores claro!

      Me gusta

        • He estado investigando sobre el tema y tengo que decirte Lucía que eres muy afortunada. Corrígeme si me equivoco pero esto parece ser lo normal:
          “Las primeras 6 semanas cobras el 90% de tu salario, las siguientes 33 a unas £135 a la semana, el resto hasta las 52 semanas si quisieras estarte el año nada de nada”

          Visto esto no le veo la ventaja al sistema inglés… 6 semanas es una kk, con perdón…. Ahora resulta que la que ve inviable tener hijos soy yo… pero en Uk

          Me gusta

          • La verdad que si que he sido afortunada en el momento que nacio mi hijo en el 2008,(y lo sigo siendo) tenia mas ingresos que cuando trabajaba… ahora las cosas han cambiado un poco.

            Me gusta

      • Gracias Lucía, pero desgraciadamente sólo puedes cobrar completas las primeras 6 semanas mientras que en España son cuatro meses. A partir de la sexta semana cobras £135 a la semana. Me dirás como vives con ese sueldo, cuando ya sólo el alquiler del piso de un dormitorio que comparto con mi pareja es de 770 y suma council tax (120 al mes) y facturas…. y comer…. En definitiva, es el peor país de Europa en materia de maternidad. Creo que las madres solteras son las que reciben más benefits y a los demás pues ya ves como está el patio

        Me gusta

        • A mi me daban ayuda para el piso tambien, solo tenia que pagar las facturas de luz, agua, etc. 135 a la semana mas child benefit 20 a la semana mas child tax credit y working tax child credit unos 120. El mejor pais en tema de ayudas, las casadas tambien perciben ayudas no tantas si la pareja trabaja.
          Saludos

          Me gusta

  6. Me ha gustado mucho leer este post, nadie ha dicho que sea fácil salir de tu país, pero con mucho empeño puedes conseguir grandes cosas. Mi pareja y yo decidimos en Enero 2013 irnos a Londres a buscarnos la vida con los ahorros… Yo a perfeccionar mi ingles, ya que siendo enfermera, necesitaba nivel para buscar trabajo de lo mío, a las dos semanas envié mi CV a una agencia de enfermería, para probar suerte… Pues para mi sorpresa pase la entrevista y ahora estamos viviendo en Southampton, ya hace casi dos años, cada uno trabajando, yo de enfermera instrumentista de cardio, y el en un hotel. Es cierto que todos los inicios son difíciles y gastas todos tus ahorros en ello, pero teniendo estabilidad economía, prefiero seguir viendo a mi familia cada dos tres meses.

    Me gusta

  7. Wow, me ha gustado mucho leer este artículo. Llevo 19 años en el País de Gales y las he pasado de todos colores. Me llamo Juan y soy de Barcelona y la verdad es que en estos 19 años he tenido varios trabajos, solamente he estado parado un mes y medio en total. Sin carrera y casi sin estudios y encima con un nivel de inglés tan pobre que daba risa, el principio fue duro, pero no tardé mucho en desenvolverme y al poco tiempo de estar aquí mi inglés mejoró lo suficiente como para no tener problemas de comunicación. Casi no hablo en español aquí puesto que el 90% de mis amistades son Britanicas, y siempre me emociona conocer gente de mi tierra.
    Trabajar y aprender la lengua, aquí siempre ha sido y será más fácil que en España, y sí yo puedo hacerlo, cualquiera puede hacerlo.

    Me gusta

  8. Hola! Soy una de los miembros de The Blender Collective, colectivo artístico que llevo a cabo la acción ¡Ni Perdidos Ni Callados! que aparece en el documental “En Tierra Extraña”.

    Solamente comentaros que tanto la acción que llevamos acabo el colectivo como el documental, están enfocados desde un punto de vista político. Analizando y denunciando las repercusiones de las reformas de austeridad y la situación económica de nuestro país de origen, y como esta gran inmigración puede repercutir negativamente en la sociedad española y en el desarrollo del país.

    Por supuesto que todos y todas avanzamos y crecemos con nuestra situación de inmigrantes y por supuesto hay personas a las que le va muy bien y otras a las que no tanto, como Iciar Bollain comenta en varias de las entrevistas que ha realizado, para hablar de los españoles a los que les va bien ya esta Españoles por el mundo, andaluces por el mundo, madrileños…. Pero tanto en el documental como en la acción, el discurso es mas social, pensando en las repercusiones a la sociedad en su conjunto. Aunque muchos decidimos trasladarnos por voluntada propia, otras muchas personas como las que aparecen en el documental lo han tenido que hacer por supervivencia y creo que muchos compartiréis la opinión de que si quisierais volver ahora mismo seria mas complicado o tendríamos que adoptar cambios en nuestra vidas que ni siquiera roza lo digno, como contratos de trabajo precarios o tasas de estudio abusivas, por poneros algunos ejemplos.

    Una de las preocupaciones del colectivo, a raíz de opiniones que nos llegaban, fue que se nos victimizara. Algo que no se puede controlar, ya que depende de con que percepción se vea el documental. Pero desde The Blender Collective la intención siempre fue que se nos oyera, como Españoles residentes en el extranjero que no toleran las barbaridades que se están realizando en España y que nos afectan a nosotros, a nuestra familia, amigos y a otras muchas personas que no conocemos y que están allí. Nosotros queremos aportar nuestra contribución a denunciar estas injusticias partiendo de un punto de vista grupal y solidario.

    Por supuesto la vida sigue y todos encontramos nuestro camino pero no queremos olvidar que lo que esta sucediendo en España es intolerable y la emigraron es una de las cosas mas livianas, si lo contrastamos con desahucios, estafas, corrupción, recortes en sanidad y educación y que ponen en juego la dignidad de muchas personas. Y en eso, aunque estemos fuera y felices, The Blender Collective piensa que es muy importante no olvidar y que las sociedades se enriquecen y mejoran con mas solidaridad y acción y menos individualismo.

    Un abrazo y seguid disfrutando
    http://nipnic.wix.com/niperdidosnicallados#!home/cz15

    Me gusta

    • Como bien dice Carolina, nuestra intención es la de denunciar cómo se está gestionando la crisis en España. Y, puesto que no estamos viviendo la mejor de las situaciones, considero que el sabor amargo que decís os deja el documental, es más que necesario. Ojalá no fuera necesario hacer este tipo de denuncias y pudiéramos dedicarnos, como colectivo artístico, a crear sin más. Ojalá fuésemos más los españoles emigrados felices con sus trabajos. Mientras tanto, hay que seguir luchando por lo que está mal, desde dentro y desde fuera. Y hay que contar nuestras historias, más o menos felices, que se sepan. No os quedéis con el mal sabor de boca e id más allá. Saludos.

      Me gusta

    • Yo me pregunto que diferencia hay en los recortes que se estan haciendo en españa… si lo comparas con los servicios que tienes en un pais como el reino unido… yo diria que aun con recortes españa sigue con mejores servicios publicos y eso no ha significado que este mejor que el reino unido. A lo mejor es que el sistema español estaba equivocado en su planteamiendo y que el dar todo gratis (sensacion de que es gratis, pq al final se paga) pues genera todo lo que tenemos en españa. Yo me vine aqui no huyendo de los recortes y en busca de trabajo… sino huyendo de la mentalidad española en la que el más listo es el más picaro (en otros paises el más ladron) y me da igual que sea politico que uno de a pie… mientras la mentalidad no cambie, españa no tendra nada que hacer, y si en 5 siglos no hemos cambiado en unos años lo dudo mucho.

      Me gusta

  9. Nosotros tambien estamos muy bien. Estuvimos primero en Dublin, donde nos mudamos con un bebe de 2 meses porque mi marido consiguio trabajo en un centro de investigacion. Cuando la nena hizo 13 meses empece yo tb a trabajar. Sin embargo decidimos volver a España a probar suerte despues de tener nuestro segundo bebe. Craso error. Medio año despues de llegar, ya estabamos deseando irnos, y asi llegamos a Guildford, donde mi marido da clase en la universidad y tiene su grupo de investigacion, y donde yo combino el trabajar desde casa escribiendo articulos de investigacion con el dar clases en la universidad y colaborar en los coles de mis hijas. No lo cambiaria por nada del mundo.

    Me gusta

  10. Hola britoleños… gran website.
    Yo solo decir k con mucho..mucho… mumucho empeño las cosas salen. Yo llegué el día 15 de octubre de éste 2014….hace un mes, a MaManchester a buscar curro, soy informático…. todo el mundo me decía k de lo mio me olvidara…. hostelería… etc y Ke con el tiempo igual….
    Pero apliqué x Internet a todos los sitios posibles…. fuifui a entevistas a tomar x saco de Manchester… Glasgow…. y finalmente hace una semana encontré curro como workshop engineer computer en Bristol…. ya tengo casa en alkiler… el sueldo esta bien y mi chica llega ésta semana.
    Evidentemente hay k tener un poco de suerte… aplicar en el momento afortunado pero con mucho esfuerzo y ganas se puede. Y he de decir k me. Defiendo con mi inglés pero no es para tirar cohetes.
    Un saludo y ánimo a todos…. es difícil abandonar tu país, familia, amigos…. ciudad… viendo como está nuestra kerida España…. pero todo se puede lograr… kiza en solo un mes…. o tal vez algo más…. pero se puede! ¡!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s